Qué ver en Córdoba

Entorno del Puente Romano de Córdoba

 Esta es una ciudad que te encantará visitar, tiene un encanto especial y partes de la ciudad que te llevan a una época anterior, en la que las vida es mucho más calmada. En esta misma web puedes ver todos los monumentos con mucho detalle, pero te quiero mostrar cosas que ver en Córdoba si decides venir a visitarnos.

Los principales monumentos de la ciudad son La Mezquita, el Alcázar y Medina Azahara, pero Córdoba cuenta con un gran número de sitios de interés que también puedes visitar. A continuación te voy enumerando esos rincones con encanto que ver en Córdoba.

El Puente Romano

Entre la Mezquita y la Torre de la Calahorra está el Puente Romano, una construcción con 20 siglos de historia, que fue durante mucho tiempo el único paso por el Guadalquivir. Además, el entorno del puente, una zona protegida donde puedes ver la Córdoba monumental y los Sotos de la Albolafia, un entorno natural en el centro de la ciudad.

En la zona puedes ver distintos molinos que poco a poco se están poniendo en valor. Destaca el Molino de la Albolafia, que se usaba siglos atrás para abastecer de agua al Alcázar y que ahora es signo de identidad de Córdoba.

Calleja de las Flores

La Calleja de las Flores

Situado en la Judería, es una pequeña y estrecha callejuela con una plaza al fondo que seguro has visto en infinidad de fotos de Córdoba. Desde la plaza te puedes fotografiar en un típico patio cordobés con la Torre de la Mezquita al fondo.

En plena Judería, la Calleja de las Flores es uno de los sitios más visitados de Córdoba por los turistas. Con sus paredes blancas, está decorada con macetas de gitanillas y claveles. El suelo es empedrado y cuenta con arcos al ser una calle muy estrecha. Al fondo, en la plaza, hay una fuente con una columna en el centro.

Patio de la Posada del Potro

La Posada del Potro

Puedes verla en la Plaza del Potro, junto al Museo de Bellas Artes y al de Julio Romero de Torres. Es una antigua posada completamente restaurada con varios siglos de historia. Cabe destacar que Cervantes la nombra en El Quijote.

En la Posada se encuentra el Centro Flamenco Fosforito, una especie de museo audiovisual dedicado al Flamenco y a su gran figura Antonio Fernández Días “Fosforito”. Aquí puedes hacer un recorrido en la historia de este arte hasta nuestros días.

Un Patio de Córdoba en mayo

Los Patios de Córdoba

En los últimos años se han convertido en un atractivo más para el turista. La Fiesta de los patios se celebra tradicionalmente en Mayo, pero debido a la gran afluencia de público, ya son muchos los espacios que se abren prácticamente todo el año.

Para sofocar el calor del verano, las calles del casco antiguo son muy estrechas para evitar el sol. En las casas de vecinos, los patios llenos de macetas y flores también alivian con su humedad el calor en los tiempos que no había aire acondicionado.

Esta tradición de adornar con flores los patios comunes ha llegado hasta nuestros días, teniendo muy buena acogida entre los turistas, que no pueden ver tanta cantidad de patios en otros sitios de nuestra geografía.

Sala en el interior del Palacio de Viana

El Palacio de Viana

Junto a la iglesia de Santa Marina puedes ver esta casa palaciega. Es una gran casa que fue creciendo a medida que los propietarios iban comprando las casa colindantes. Ahora es un palacio con numerosos salones conservados con los utensilios de la época. Merece mucho la pena visitarlo, puesto que en pocos sitios se ha sabido conservar una casa señorial con tano detalle.

Junto con la casa, el Palacio de Viana cuenta con diferentes patios que lo rodean. Cada uno tiene una decoración distinta y también es muy interesante su visita.

Algunas tiendas de la Plaza de la Corredera

La Plaza de la Corredera

Esta es una gran plaza rectangular que recuerda a la Plaza Mayor de Madrid. Ahora hay una buena cantidad de tiendas de artesanía en sus locales, bares de tapas y terrazas. Es un lugar con mucha historia, esta plaza tuvo muchos usos, incluso fue plaza de toros.

En el subsuelo se han encontrado unos valiosísimos mosaicos que ahora se exponen en el Alcázar, por lo que se sabe que qué un lugar habitado ya desde la época romana.

Imagen del Cristo de los Faroles

El Cristo de los Faroles

Esta es una imagen en piedra de un Cristo muy querido en Córdoba, es habitual encontrarlo lleno de velas y flores. Su ubicación también tiene mucho encanto. Se encuentra en la Plaza de capuchinos, un gran llano con suelo empedrado al que se entra por alguna de sus dos calles estrechas.

Cuesta del Bailío desde abajo

La Cuesta del Bailío

Muy cerca del Cristo de los Faroles está la cuesta del Bailío, una calle ancha con escalones por donde se conectaba la parte alta y baja de la ciudad. La decoración de la Cuesta del Bailío es de escalones empedrados y paredes encaladas, con una gran fuente de mármol negro en la parte alta.

Vista del templo Romano de Córdoba

El Templo Romano

Para poder ver este Templo Romano, solo tienes que pasear por la calle Capitulares o la calle Claudio Marcelo. Es un monumento que se ha restaurado recientemente y que muestra las dimensiones del gran templo.

Como curiosidad, algunas de las columnas originales que no se usaron para su restauración, las puedes ver en la plaza de las Doblas.

Patio del Zoco Municipal

El Zoco Municipal

Al Zoco Municipal se llega por las calles estrecha de la Judería, esta muy cerca de la Sinagoga y el Museo taurino. Es un lugar en el que trabajan distintos artesanos en pequeños locales que dan a un típico patio.

En el Zoco, además de poder observar como era la Córdoba antigua, puedes comprar algún producto de artesanía. Son en su mayoría trabajos de platería, cerámica y cuero tratado.

Vista desde las Ermitas de Córdoba

Las Ermitas

Aunque está un poco alejado de la ciudad, las Ermitas son muy visitadas por las espectaculares vistas de Córdoba. Es un singular sitio en lo más alto de la sierra al que se puede llegar en coche, o si se está en buena forma, también se puede subir andando.

Lo más significativo de este sitio es su gran estatua del Cristo del Sagrado Corazón, que se puede ver mirando a la Sierra desde cualquier punto de la ciudad.

Murallas de Córdoba, Puerta de Sevilla

Puertas y Murallas

Córdoba es una ciudad que en la antigüedad estuvo rodeada por una gran muralla con diferentes puertas de acceso. Aún quedan restos de esas murallas y puertas que están a la vista y que puede visitar.

En la parte más cercana a la Mezquita tienes a la Puerta del Puente, principal entrada a la ciudad por el sur, pero también puedes visitar la Puerta de Almodóvar y la Puerta de Sevilla. En cuanto a las murallas, junto al Alcázar puedes ver un tramo que se conserva perfectamente.

Hasta aquí un pequeño resumen de los que puedes ver en Córdoba a nivel turístico. Una ciudad que no te dejará indiferente, seguro que repites!