Anfiteatro Romano de Córdoba

Anfiteatro Romano de Córdoba
Recreación de arqueocordoba.com

El Anfiteatro Romano de Córdoba llegó a ser el más grande de Hispania, solo superado por el Coliseo de Roma y el Anfiteatro de Cartago durante todo el imperio. Aunque se conoce poco de el a nivel de monumentos turísticos, aquí te vamos a contar todos los detalles.


Donde se encuentra

En la actualidad, los restos de este anfiteatro están bajo el Rectorado de la Universidad y una parte del mismo en el patio posterior. En época romana, su situación era a escasos 100 metros del muro que rodeaba la ciudad.

Como era el Anfiteatro

Este Anfiteatro era una obra monumental, formando parte del arte romano de Hispania. De planta ovalada, el tamaño del eje principal del edificio es de unos 178 metros. El más pequeño mide unos 140 metros de largo. La altura del pabellón era de 20 metros y estaba dividido en tres secciones. Ima Cavea, o asientos de primera fila, son para las personas más importantes de la ciudad. Media Cavea para tipos intermedios y Suma Cavea para el resto del pueblo.

Gladiadores en el Anfiteatro


En el Coliseo cordobés se llevaban a cabo luchas de gladiadores, caza de animales salvajes e incluso ejecuciones públicas. Tenía una capacidad de alrededor de 30.000 a 50.000 espectadores, las actividades del anfiteatro duraron desde el siglo I hasta principios del siglo IV. Posteriormente fue abandonado y saqueado, usando parte de sus materiales para otras construcciones.

Se han encontrado en la zona un gran número de inscripciones funerarias de gladiatores, lo que ayudó a formular la hipótesis de que se ubicase aquí el ludus gladiatorius hispanus, la única escuela de gladiadores de Hispania, donde se formarían los gladiadores de todo el Imperio Romano.

Descubrimiento

En 2002, arqueólogos del Instituto Arqueológico de la Universidad de Córdoba con la ayuda de la Gerencia Municipal de Urbanismo, descubrieron sus restos. Durante el trabajo de la junta directiva de la universidad, con motivo de la arqueología en el territorio adyacente al edificio, se realizaron importantes hallazgos en el suelo, que ha estado oculto durante varios siglos.

Inicialmente se creyó que los restos pertenecían al segundo circo romano de la ciudad. Pero tras varios meses de investigación y descubrir la planta ovalada del edificio y unas inscripciones de gladiadores, supieron que habían descubierto el Anfiteatro Romano. Hasta ese momento, los expertos sabían que existía, pero no dónde se construyó.

Como visitar el Anfiteatro de Córdoba

A pesar de la importancia de este yacimiento, aun no se ha conseguido poner en valor este patrimonio a través de visitas guiadas e incluso mediante un centro de interpretación. Aun así, se puede visitar pidiendo permiso en el Rectorado de la Universidad.