Caballerizas Reales

Caballerías Reales de Córdoba

Durante el año 1570, Felipe II debido a su simpatía y afición por los caballos, decide crear el proyecto de edificación donde consideraba se desarrollarían potros de pura raza española, disponiendo la construcción de las Caballerizas Reales en los Solares de Alcázar.

El rey encontró un lugar ideal para la cría de caballos puros que estuvieran al servicio exclusivo de la monarquía, dando lugar mediante cruzamientos genéticos a la raza que actualmente se conoce como al caballo Andaluz o de pura raza española.

Es uno de los monumentos que más atrae a los visitantes de la ciudad, dotándolo de renombre y prestigio cultural a Córdoba, favoreciendo la economía por el funcionamiento pleno del edificio, recibiendo numerosos turistas durante las distintas temporadas del año.

Las Caballerizas Reales fueron declaradas en 1929 monumento histórico nacional.

Historia de las caballerizas

El caballerizo mayor de su majestad Don Diego López de Haro y Sotomayor fue encargado de las obras y su posterior gestión. Él fue la persona que aconsejo que él solar que había junto al alcázar era un lugar perfecto para poder ejecutar esa obra, allí se encontraban las antiguas caballerizas califales, espacio que en la época de Al Haq II albergó numerosos caballos árabes.

Don Diego fue el hombre encargado de hacer realidad el sueño del Felipe II de crear el caballo español o Andaluz, mostrando así la grandeza del imperio para la época.

En 1578, fecha del término de la construcción de las caballerizas, llegaron a Córdoba unas 1200 yeguas que convivieron con sus crías, potros y sementales necesarios, creando una nueva raza de caballos acorde a lo que deseaba el rey de España.

Este edificio fue arrasado por un incendio en 1757, siendo restaurado por completo en tan solo tres años por orden expresa de Carlos III, dotándolo de nuevas caballerizas, patio, oratorio, varios despachos y otras salas. Las caballerizas pertenecieron a la corona hasta 1866 cuando pasaron a ser del estado, actualmente existe un proyecto para formar parte de la municipalidad.

Patio de Caballerizas Reales

El edificio de Caballerizas

Las Caballerizas Reales conforman un edificio magnífico e histórico rectangular, donde se encuentran distribuidas las cuadras. En su estancia principal, cuya cubierta de bóveda de arista está soportada por columnas de piedras arenisca, dividida en pequeños espacios, destacándose la cuadra número 1, donde se mantiene su estructura y diseño original.

Otro elemento de interés en las caballerizas son el Picadero, el Torreón de la Muralla y el Espacio libre de los Jardines. Está ubicado muy cerca del Alcázar de los Reyes Cristianos y la Mezquita.

Cómo visitar las caballerizas

La entrada y el recorrido a las caballerizas es totalmente gratuito, contando con un horario amplio de visita durante toda la semana, solamente el día martes es de descanso. Las Caballerizas Reales de Córdoba ofrece eventos fantásticos y maravillosos ecuestres, recreando el paso del tiempo.

Aquí se realiza uno de los eventos de caballos más reconocidos, “Pasión y Duende del Caballo Andaluz”, un espectáculo ecuestre, donde la combinación del flamenco y el caballo representan el pilar fundamental del evento, viviendo una experiencia inigualable musical, acompañado de lo maravilloso y majestuoso de los caballos bailando esta tradicional danza.

Podrás adquirir las entradas por solo 15 euros en las taquillas de las Caballerizas Reales, donde alcanzaras asistir a unos de los reclamos turísticos de la Ciudad de Córdoba. Aquí, igualmente podrás tomar clase de equitación, pasando un momento agradable junto a los instructores que te darán a conocer todo lo necesario del Caballo Andaluz.

En resumen, es un lugar imprescindible al visitar Córdoba, seas fanático o no del mundo ecuestre esté rincón lograra fascinarte. Descubre la pasión, la magia y encanto de los Caballos de Córdoba.