Qué ver en Pozoblanco

Casas en Pozoblanco

Pozoblanco es un pueblo de la Sierra de Córdoba, es conocido por los productos ibéricos de la zona, como el jamón ibérico de bellota con Denominación de Origen Protegida Valle de los pedroches. También podemos decir que este pueblo es el más grande la comarca y qué tiene muchos atractivos arquitectónicos para el turista. Quieres saber qué ver en Pozoblanco? sigue con nosotros …

En esta localidad conviven la zona antigua con arquitectura de casas blancas y el uso de granito, con una zona mucho más moderna e industrial. Pozoblanco es un pueblo de calles anchas al estilo en los pueblos esta comarca.

Plaza de toros de Pozoblanco

La plaza de toros Coso de los Llanos tiene más de un siglo de historia. En esta plaza sean celebrado corridas históricas y de mucha importancia dentro del mundo de la tauromaquia. Pero quizá el acontecimiento que hizo famosa a esta plaza fue la cogida mortal del diestro Paquirri en el año 1984.

Plaza del Pozo Viejo

Este es un lugar dónde el visitante puede detenerse a conocer la historia de la localidad. Aquí se dieron forma los primeros asentamientos y edificaciones en el siglo XV. En el centro de la plaza hay una escenificación con el escudo de Pozoblanco, que lo componen un pozo de este color, un gallo subido al brocal y estos bajo una encina.

Estos símbolos identifican perfectamente la historia de Pozoblanco, que se fundó por varios pastores que huían de la peste en el pueblo vecino de Pedroche.

Casa de la Viga

La Casa de la Viga toma su nombre de un gran viga de madera que se conserva en su interior. La importancia de esta casa deriva de su arquitectura, como son sus espacios amplios, una gran chimenea abierta, en granito empleado en algunas zonas y el pozo. Esta casa la puedes ver en el casco antiguo, muy cerca de la plaza del pozo viejo.

Plaza de la Iglesia

La Plaza de la Iglesia es una de las zonas con más vida social del pueblo hasta hace un siglo. En esta plaza hay tres edificios que destacan sobre todos los demás, uno es el Colegio de las Madres Concepcionistas, junto a él la Capilla de Jesús Nazareno y por último la Iglesia de Santa Catalina.

Quizá esta sea una de los sitios que ver en Pozoblanco más interesantes.

Iglesia de Santa Catalina

Esta Iglesia está fechada a finales del siglo XV. Está formada por una planta de cruz latina, una sola nave y bóveda de cañón. Son distintas hermandades y cofradías las que tienen su sede en esta Iglesia.

La Capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Su construcción se piensa que está en torno al año 1923. En 1930 se derribó su ermita primitiva y se hizo una nueva en su lugar. En esta capilla destaca el retablo de Hernán Ruiz, heredado del altar mayor en la Catedral de Córdoba.

Como curiosidad aquí puedes ver una imagen de Jesús Nazareno, qué fue la única imagen religiosa que se salvó de la guerra civil en Pozoblanco, ya que un albañil la escondió emparedándola.

Teatro el Silo

En un antiguo silo de mediados del siglo XX, se ha realizado una grandiosa obra de reconversión. Por fuera es un típico almacén de grano, pero por dentro es un teatro completamente moderno y funcional que asombra a todo el que lo visita.

Monasterio de Pedrique

Este Monasterio de Pedrique se encuentra en el término municipal de Pozoblanco, en pleno Valle de los pedroches. Como curiosidad, la ubicación de este monasterio se la debe a la cercanía de antiguas minas romanas de oro. Junto al monasterio aún se aprecian pequeñas cuevas donde los monjes las habitaban como si fueran ermitas.

Ahora, el Monasterio alberga la sede de la Fundación Aurelio Teno, su uso habitual es el de centro de congresos y en su interior se exponen las obras del artista a modo de museo.

Escultura de El Quijote

Precisamente Aurelio Teno es el autor de la escultura de El Quijote que puedes ver en Pozoblanco. Muestra la imagen de Don Quijote tal y como a él lo imagina. Esta curiosa imagen la puedes ver en el Recinto Ferial de la ciudad.

Ahora ya conoces muchos más detalles y sitios de interés que ve en Pozoblanco. Anímate y visita esta hermosa ciudad, merece la pena.